miércoles, 24 de septiembre de 2008

Mefisto de Klaus Mann

Klaus Mann (1906-1949) escribió mucho antes de su suicidio. El primogénito del genio Thomas Mann publicó poesía, teatro, narrativa y crítica literaria, pero para mí era un desconocido hasta que cayó en mis manos Mefisto (Mephisto, Roman einer Karriere, 1936).

La obra surgió del también novelista Hermann Kesten: "... creo que no estaría mal escribir la novela de un arribista homosexual del Tercer Reich, y precisamente me ronda la figura ya enfocada literariamente por Vd. (según me dijeron) del Sr. Gründgens, Principal del Teatro Nacional. Mi idea no es que Vd. escriba una sátira política... " propuso a Mann en una carta encontrada casi cuarenta años después.

Siguiendo esta punto argumental, se forjó una de las primeras críticas al nazismo y uno de los más brillantes perfiles humanos de la primera mitad del siglo pasado. La evolución del mediocre actor de provincias Hendrik Höfgen, capaz de engatusar a sus compañeros, directores, políticos y a cualquiera que se cruce por su camino, está felizmente conseguida, tanto, que los mismos lectores despreciamos globalmente el personaje pero casi nos apiadamos de él y podemos hasta entender algunos de sus comportamientos.

Höfgen pasa de militante izquierdista a finales de los años veinte, entusiasta de un teatro revolucionario, a responsable del Teatro Nacional durante el nazismo, después de estar a punto de exiliarse y casarse interesadamente. Estas peripecias configuran un fresco de la Alemania de la República de Weimar y los primeros años de Hitler y retratan unos caracteres francamente jugosos, como el director de teatro Oskar H. Kroge o el escritor Theophil Marder.

La novela fue publicada en Amsterdam y traducida a varios idiomas pero no llegó a Berlín Este hasta 1956 y a la R. F. A. hasta 1963, para luego ser prohibida hasta principios de los ochenta debido a las demandas del hijo adoptivo de Gustaf Gründgens. El proceso judicial apelaba a la honra de su figura histórica y fue el más famoso, para una obra literaria, de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Se llamó duelo de muertos al enfrentamiento entre los dos examigos y excuñados -Gründgens se casó y divorció de la hermana de Mann- ya fallecidos cuando empezó todo.

Un disfrute completo para un libro ameno y nada complejo, parece que asusta empezarlo, del que István Szabó realizó una adaptación cinematográfica en 1981 con Klaus Maria Brandauer en el papel protagonista.

Editorial Plaza & Janes. Colección Debolsillo. 352 páginas. 9,95 €.

4 comentarios:

Elphaba dijo...

Acabo de comprobar que está en el catálogo de mi biblio. Me la apunto! ^_^

SALVATRON dijo...

La película de Zsabó me encantó. Ni siquiera sabía que existiese la novela.

Castedo Merinero dijo...

Elphaba,
espero que te guste.
Salvatrón,
yo no he visto la película. La tengo pendiente -y más ahora-.
Saludos.

Woody Jagger dijo...

Interesante, tomo nota. Un saludo, amigo Castedo