miércoles, 3 de septiembre de 2008

El asesinato de Gromek

Alfred Hitchcok dirigió Marnie, la ladrona en 1964 y después abandonó tres proyectos hasta realizar una de sus películas llamadas menores, Cortina rasgada (1966).

Inspirada en el caso real de la desaparición de dos diplomáticos ingleses, Burgess y MacLean, que después se supo que se habían pasado a la U.R.S.S., Hitchcok dirigió una de las escenas más recordadas de su carrera, la del asesinato del guardaespaldas alemán Gromek (Wofgan Kieling)que ha descubierto el juego de Michael Amstrong (Paul Newman).

En El cine según Hitchcock lo explica el genio inglés:

Con esta escena muy larga de asesinato quise, en primer lugar, ir en contra del convencionalismo. Normalmente, en las películas,un asesinato ocurre muy rápidamente: una cuchillada, un disparo de fusil, el personaje del asesino ni siquiera se toma la molestia de examinar el cuerpo para ver si la víctima está muerta o
no. Por eso se me ocurrió que había llegado el momento de demostrar cuán difícil, penos y largo resulta matar a un hombre.

Gracias a la presencia del taxista delante de la granja, el público admite que este asesinato debe ser silencioso, y por tanto, no puede hacerse ningún disparo en esa situación. De acuerdo con nuestro princicipo, el asesinato debe ser realizado con los medios que nos sugieren el lugar y los personajes. Estamos en una granja y es una granjera la que mata, por consiguiente, utilizamos instrumentos domésticos: el caldero lleno de sopa, un cuchillo para trinchar, una pala y finalmente el horno de gas.

y lo comenta Truffaut:
¡Y el colmo del realismo, la hoja del cuchillo se rompe en la garganta de
Gromek! Hay varias cosas muy hermosas en esta escena de asesinato, los planos de
detalles de muy corta duración recogiendo la mano de Gromek que golpea contra la
chaqueta de Newman de manera amenazadora, los golpes que da la granjera con la
pala en las piernas de Gromek y también los dedos de éste que golpean en el aire
antes de quedarse inmóviles, cuando su cabeza está en el hornillo de gas.

5 comentarios:

Elphaba dijo...

Pocas veces se ven en el cine los asesinatos tal y como suelen ser: trabajosos y sucios. Y el asesino suele despeinarse.

Vicente dijo...

No me encandiló la peli, pero la escena del asesinato me impactó cuando la vi, y no solo por la duración, sino también por la sigilosidad y minuciosidad con la que se produce el asesinato, y como remate, un grito ahogado, después de tan enconada lucha.

SALVATRON dijo...

El tito Hitch era de los pocos capaz de que mereciese ver una de sus pelis sólo por una escena.

Castedo Merinero dijo...

La película empieza un poco sosa pero luego se va animando y, no siendo de las mejores del maestro, es bastante aceptable -recordemos la persecución final-.

Amparo dijo...

Después de leer los comentarios, da miedo verlo.