domingo, 28 de septiembre de 2008

All right, Mr. DeMille, I'm ready for my close-up

Mi admirado Billy Wilder llenó la historia del cine de grandes películas, grandes escenas y grandes diálogos.

El crepúsculo de los dioses (Sunset Blvd., 1950) es una joya, con su crítica a Hollywood, su humor negro, su toque de cine negro, sus magníficas interpretaciones y su comienzo y final excepcionales.

La historia del mediocre guionista y la acabada estrella del cine silente fue escrita por Charles Brackett, Billy Wilder y D. M. Marshall, Jr. y acaba con una de las mejores frases que recuerdo, aquélla que la desquiciada Norma Desmond dice a su director favorito de su época de esplendor cuando baja las escaleras para ser detenida por el asesinato de Joe Gillis.

1 comentario:

Vicente dijo...

Una de las mejores pelis de la historia del cine.