lunes, 22 de septiembre de 2008

Dejad de quererme (2008) de Jean Becker

Mi primer encuentro con Jean Becker (París, 1933) me gustó bastante, la bohemia y felicidad de La fortuna de vivir (Les enfants du marais, 1999) me contagiaron. Hace poco, Conversaciones con mi jardinero (Dialogue avec mon jardinier, 2007) me agradó a rafagas, algunos diálogos y las interpretaciones principales. En las últimas semanas de estreno, pocos horarios y un único cine, he podido ver Dejad de quererme (2008), curiosa traducción de Deux jours à tuer, título de la novela de François d’Epenoux que se adapta.

En la calle, un ejecutivo recibe la llamada de su mujer para que recoja a su madre, él se resiste medio en broma medio en serio. En la reunión de trabajo, la secuencia siguiente, pone verde a su cliente, por otra parte, repelente. Luego la espiral aumenta, empieza a hacer barbaridades en casa, con sus desconcertados y burgueses amigos, con sus adorables hijos, cuando huye hacia Irlanda... Está viviendo un ataque de locura en el que no deja títere con cabeza, en muchos casos lo aceptamos, en otros nos parece exagerado. Hasta el final...

Toda la película recae en los actores. Antoine Dupoinel, correcto, sostiene todo el peso de la cámara. No está solo, su mujer interpretada por Marie-Josée Croze, está comedida y perfecta, su discrección complementa su explosividad.

El director elige una planificación sencilla, en base a medios y primeros planos y opta por la cámara en mano para las acciones de tensión, acertadamente, pero olvida la economía narrativa con un flashback innecesario en la parte final y juega con nosotros durante toda la película mediante pistas falsas. Esos detalles que analizados una vez conocido el desenlace nos defraudan.

¿Es necesario remarcar tanto la crisis? ¿No hubiera sido más efectivo y creíble una progresión más pausada que hubiera evitado tanta información a menudo tramposa? El humanismo del cine de Becker, presente indudablemente, no debería necesitar servirse de estos trucos.

Calificación: 6/10.

5 comentarios:

Elphaba dijo...

Esta no la han puesto por aquí, pero "Conversaciones con mi jardinero" me defraudó. Me encantan sus actores, pero a ratos me aburrí.

Castedo Merinero dijo...

Tiene muchos altibajos. Becker ha decaído película a película.
Saludos.

Ariel Luque dijo...

Bueno justamente en el último analisis hable de Conversaciones con mi jardinero. El cine de Becker es un cine preciso que no busca hipnotizar al espectador desde su estructura, ni desde su estetica, ni desde lo dramáticos, sino desde la historia, desde las emociones y dandole menor importancia a los momentos dolorosos, desde su diálogos cálidos y sus personajes. Son peliculas minimalistas, a mi La fortuna de la vida es la que más me gusto, pero Conversaciones con mi jardinero tiene esa calidez carateristica del cine de este prolifico director. Esta no la he visto lamentablemente, todavía no ha llegado a la Arg. En lo personal me gusta mucho su cine y esa picardía tan notable de sus diálogos y personajes, son peliculas que invitan a apreciar y valorar un poco más la vida, creo que ese es el fin más marcado. Un abrazo amigo!

Ariel.

Castedo Merinero dijo...

A mí también me gusta el humanismo del cine de Becker, pero creo que cada vez hace un cine más forzado, menos afinado. En esta última, despista descaradamente al espectador, casi como algunas películas tramposas americanas.
Mi preferida es también La fortuna de vivir.
Un abrazo.

Vicente dijo...

Solamente he visto de su cinematografía, Conversaciones con mi jardinero, pero sinceramente me gustó. Los diálogos y los personajes me sedujeron bastante, quizás pierde algo de calidad al final de la historia, pero en definitiva, me agradó.