lunes, 12 de mayo de 2008

Popeye tenía razón

Un estudio publicado en Estados Unidos ha confirmado, casi 80 años después del nacimiento de Popeye de la pluma de Elzie Crisler Segar (1894-1938), que las espinacas aumentan los músculos. La razón, sin embargo, no es el hierro sino un tipo de esteroide que poseen llamado fitoecdisteroide.

Científicos de la Universidad de Rutgers (New Jersey, EEUU) han descubierto que estos esteroides provocan un aumento del 20% de la síntesis de proteínas en las fibras musculares en crecimiento, tanto en ratones como en seres humanos, lo que acaba traduciéndose en un incremento de la masa muscular, según publica la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry.

Un extracto de espinaca aumentó la fortaleza física en ratones tras sólo un mes de tratamiento, en personas sin embargo, no parece tan fácil porque necesitaríamos consumir un kilo de espinacas al día.

-----

Fuente: www.publico.es.

1 comentario:

salva dijo...

Curioso dato. Casi tanto como el hecho de que el marinero malencarado no obtuviese sus fuerzas al principio de las espinacas, sinó de la acción de frotar ¡un pollo!