martes, 14 de octubre de 2008

El caballero oscuro (2008) de Christopher Nolan

La última aventura cinematográfica de Batman es la película más comentada en los blogs, la cuarta mejor de la historia por votación popular -IMDb-, la segunda más taquillera de la historia en Estados Unidos y la cuarta en todo el mundo. Con estos datos, acercarse a la película casi asusta y más cuando está casi de reestreno y ya se ha dicho todo.

Christopher Nolan (Londres, 1970) ha dirigido seis largometrajes en diez años consiguiendo con su audacia, y buen hacer, por supuesto, un prestigio inusitado para alguien tan joven. Memento (2000) asombró a medio mundo y tanto Batman Begins (2003) como El truco final - El prestigio (The Prestige, 2006) cosecharon buenas críticas y atrayeron a masas de aficionados. Nada, sin embargo, comparado con El caballero oscuro (2008), la más esperada película del año.

La perfección de la estrategia del superhéroe contra el crimen organizado conduce a un callejón sin salida a los grupos -bastante mal dibujados por arquetípicos- que controlan los negocios sucios de la ciudad. La experiencia y cultura del mal está acorralada y sólo un villano sin pasado o con muchos pasados, un miserable caótico pero omnipresente puede colapsar nuevamente todo el sistema. No valen entonces ni policías ni valientes defensores de la ley.

Este personaje, felizmente interpretado, es el protagonista de la película que deja en la sombra al superhéroe, cuestionado -como en algunas de las últimas adaptaciones- por la sociedad que defiende. Heath Ledger logra una intensidad dramática difícil de rastrear en anteriores malos del cine.

Afortunadamente no está solo porque los nuevos secundarios, Aaron Eckhart en su papel de defensor que deviene en vengador o Maggie Gyllenhaal como valiente compañera y vertice del triángulo amoroso, bastante digno todo sea dicho, y alguno de los antiguos, como Gary Oldman, mantienen el tipo bastante acertadamente. Morgan Freeman y Michael Caine tienen menos diálogos y no tan conseguidos, pienso en los toques cómicos del último.

La arquitectura narrativa, apabullante pero no artificiosa, la banda sonora, las escenas de acción -alucinante la persecución del furgón- y la sempiterna, pero no por ello desaprovechada, dualidad héroe-villano, conforman una película estupenda de obligada visión.

Calificación: 7/10.

5 comentarios:

SALVATRON dijo...

Celebro que te gustara Charlie. Por fin una peli de superhéroes donde no hay que ser fan de los tebeos (aunque yo si lo sea) para poder disfrutarla. Y gran parte de la culpa de su éxito la tiene, por supuesto, el amigo Nolan.
¿Quien dijo que comercialidad e inteligencia están reñidas?

Elphaba dijo...

Sobre todo es fantástico que una película con tan buenísimos ingredientes y precedentes no termine defraudando unas espectativas altísimas. y como dice salvatron, para casi todo tipo de públicos.

Castedo Merinero dijo...

Me gustó mucho, sí. No son muchos los casos de comercialidad y calidad unidas, pero algunos hay: Lo que el viento..., El padrino, Tiburón, E.T... aunque es difícil encontrarlos a partir de los ochenta, en los que el negocio del cine se orientó a los adolescentes.
Es cierto, elphaba, se cumplieron sobradamente las expectivas, algo realmente difícil.

Vicente dijo...

Con este tipo de comentarios, cada vez me apetece más verla, lástima que aquí solamente está de estreno en dos cines y con intempestivos horarios. Me parece que al final me tocará verla de reestreno. Ojalá aguante también la semana que viene..

Castedo Merinero dijo...

De cabeza Vicente al Kinépolis o al UGC que dejarán de hacerla y la verás en la caja tonta.