lunes, 6 de octubre de 2008

Caos calmo (2008) de Antonello Grimaldi

Las relaciones entre Caos calmo del desconocido Antonello Grimaldi, siete años dedicado a la televisión y seis largometrajes en veinte años, y La habitación del hijo (La stanza del figlio, 2001), la esplendida película de Moretti, van más allá de la presencia de éste como actor principal y coadaptador de la novela de Sandro Veronessi.

Nos encontramos, yo a última hora porque la he repescado en el único cine de reestreno que hay en mi ciudad, con una obra sobre la pérdida de un familiar y la soledad que descubre la desgracia.

En Caos calmo muere la esposa de Pietro Paladini, un alto ejecutivo de una empresa italiana a punto de fusionarse con otra americana, en aquélla el hijo del personaje interpretado por Moretti. Una pérdida de un ser muy amado en aquélla y no tanto en ésta. En ambas, la soledad descubierta es enorme, pero en Caos calmo es pasada, puesto que Pietro apenas conocía ni a su hija ni a su mujer, mientras que en La habitación del hijo se va haciendo presente poco a poco a lo largo de todo el metraje. El dolor explota desde el primer momento en la película de Moretti mientras que en la de Veronessi no aparece y por eso se empeña Pietro en buscarla, en una curiosa ironía. Parecen dos miradas antagónicas sobre los sentimientos.

Ambientada en el microcosmos de un parque frente al colegio de su hija, con sus imposiciones como el saludo de su coche al niño con síndrome de Down y los paseos de los vecinos por él, el caos que soporta internamente Pietro nunca llega a desbordarse a pesar de sus compañeros de trabajo que no hacen más que agobiarlo con sus cuitas empresariales sobre la dichosa fusión y su cuñada no deja de contarle tonterías. Esta dificultad de casi un único escenario se resuelve con solvencia al igual que la omnipresencia de Moretti, un recital interpretativo.

No obstante, la película no acaba de encajar bien el tono entre cómico y dramático que plantea y la presencia de canciones en determinados momentos así como su sátira social, como la intervención de Roman Polanski como amante celoso, resulta bastante flojita.

El prometedor arranque no acaba de despegar, desaprovechándose circunstancia de la falta de ayuda a su esposa por salvar la vida a otra mujer, y un final acomodaticio acaban por hacer temblar la película.

Calificación: 4/10.

6 comentarios:

Elphaba dijo...

No pude ver esta, pero "La habitación del hijo" es una de las películas que recuerde que más me hayan conmovido. Refleja como pocas el dolor de una familia ante la pérdida. Distintas personas, distintas formas de encarar la pena.

Castedo Merinero dijo...

La habitación del hijo es bastante más redonda. La descomposición familiar que retrata es realmente brillante y el final demoledor.

Ariel Luque dijo...

Pienso igual con La habitación del hijo, Grimaldi logra muy bien los climas de tensión que existe entre los miembros de la familia a causa del profundo dolor, el director regodea a sus personajes en él, logrando un buen resultado. Es un film realmente doloroso!. Caos calmo no la he visto todavía. Un abrazo Carlos.

Ariel.

firmin dijo...

Te he dejado un mensaje en el post de Mis Libros de Anaya. Saludos otra vez

chema dijo...

Hola me gustó tu blog, me gustaría que te pasases por el mio www.elecodelasierra.com y lecomentases o le nlazases, no se presenta a concurso. Un saludo

Castedo Merinero dijo...

Pensé que lo del concurso podía dar a conocer el blog y así ha sido. Gracias Chema. No olvidaré pasarme por tu blog.