jueves, 4 de diciembre de 2008

El cine según... Kubrick

En realidad, el cine opera en un nivel mucho más cercano a la música y a la pintura que al de la palabra impresa y, desde luego, el cine ofrece la posibilidad de transmitir conceptos y abstracciones complejas sin el tradicional apoyo de la palabra.

(...) El director es una especie de máquina de ideas y de gusto. Una película es una serie de divisiones creativas y técnicas, y el papel del director consiste en tomar las decisiones adecuadas tan a menudo como sea posible. El rodaje de una película es el peor medio para el trabajo creativo que haya inventado jamás el hombre. Es un aparato físico, ruidoso; es difícil concentrarse, y hay que hacerlo de ocho y media a seis y media, cinco días a la semana. Es un medio ambiente que un artista jamás eligiría para trabajar.

Stanley Kubrick (1970).

6 comentarios:

pilarmandl dijo...

Muy buenos tus comentarios y citas, ¡Me encanta tu blog!
PD: Te he descubierto a través del comentario que hiciste en su día sobre mi exposición. ¡Gracias!

Castedo Merinero dijo...

Muchas gracias.
Me gustó tu exposición y simplemente hice un pequeño comentario.
Tienes un blog estupendo que he descubierto por tu comentario. Nada extraño de parte de una artista. Te seguiré.
Un abrazo.

Ariel Luque dijo...

Que grande, siempre con sus sabias palabras! jaja Un abrazo grande Carlos!

Ariel.

José Ángel dijo...

Me gustan casi todas las pelis de Kubrick, digo casi todas porque no sé si las he visto todas, jejeje

Jean Robur dijo...

Cierto, aunque dirijas un corto, la presión es máxima y se crean muy malos rollos, por eso o te haces con un equipo fiel que te aguante las tonterías, o te vuelves en un tirano como Kubrick. Aunque el decía, defendiéndose de su conocido despotismo, que la satisfacción de acabar una película bien hecha era el mayor de sus placeres.

Castedo Merinero dijo...

Debe ser maravilloso acabar una película, corta o larga. El problema son los múltiples egos que entran en juego, aunque creo que antes sería peor, para los directores, creo que las estrellas de los cuarenta o cincuenta darían más guerra.