domingo, 16 de noviembre de 2008

El cine según... Wajda

Lo que más aprecio en una obra cinematográfica son los valores emocionales. Las películas intelectuales no llegan al espectador; son películas, en el fondo, carentes de valor. Para que una película haga impacto en el público y los protagonistas lo conmuevan, los medios de expresión tienen que ser emocionales. Mi divisa: presentar héroes románticos en situaciones dramáticas.

Andrzej Wajda. Revista Polonia, 5 (1972).

4 comentarios:

Ariel Luque dijo...

Esta bueno lo que dice Wajda, es una de las maneras más directas de llegarle a un publico, a traves de la emociones. Pero lo que odio de algunos que toman este camino (que no es el caso de Wajda) es cuando arrojan golpes bajos para emocionar al espectador a toda costa. Alli se nota la ineficiencia del director para lograr conectar al espectador con su historia. Un abrazo grande amigo!

Ariel.

Castedo Merinero dijo...

Es difícil no utilizar trucos para engatusar al espectador. Hay que ser muy bueno para conseguirlo sin ellas.
Un abrazo.

SALVATRON dijo...

Interesante reflexión la del director polaco.
El problema de la intelectualización excesiva del cine, que es básicamente un medio de comunicación de masas (y donde creo se encuentra su origen primigenio), es la tendencia a la sustitución progresiva en determinados círculos de esa llamada directa a las emociones por un esnobismo mal ententido.
Hichtcock, Wilder o Ford asumieron esta premisa (la de Wajda) y el tiempo se ha encargado de darles la razón.
En cuanto a lo de los trucos, como tú dices Carlos, mucho me temo que las técnicas digitales (sobre todo) parecen estar intentando suplir hace un tiempo la alarmante falta de ideas de la industria.

Castedo Merinero dijo...

Entre la técnica y el espectáculo dio sus primeros pasos el cine, pero fundamentalmente ha sido siempre un medio de comunicación. De él hicieron arte unos pocos, primero por su afán de superación (Hitchcock, Wilder o Ford) y luego conscientemente (Godard o Antonioni). El problema es cuando se intenta destacar a toda costa copiando a todos los anteriores o basando su aparente calidad en la técnica.