miércoles, 6 de agosto de 2008

Rosetta (1999) de Jean-Pierre y Luc Dardenne

En la periferia de una ciudad belga vive una joven con su madre alcohólica. Su casa es una caravana en un camping. No tiene trabajo estable. La contratan y, pasado el periodo de prueba, prescinden de ella. Con sus sueldos intermitentes y la venta de ropa usada que su madre retoca van sobreviviendo.

La película retrata detalladamente la vida cotidiana de Rosetta, en el límite de la marginalidad, que ve el futuro desolador que su madre representa y no duda en hacer todo lo posible, empezando por traicionar a la única persona que la ha ayudado, con el fin de tener un horizonte laboral, precario, pero tangible. Un día a día en el que demuestra su incapacidad para identificar la amistad o el amor o, simplemente, relacionarse fluidamente con los demás.

Los hermanos Dardenne, en ésta su segunda película que llegó a España, a continuación de La promesa (1996), siguen atentos los itinerarios y los rituales de la joven -como cuando se calza las botas escondidas en la tubería- y van progresivamente acercándole la cámara para hacernos partícipes del desasosiego y el progresivo aislamiento en que se ve inmersa. No hay música, sólo los sonidos cotidianos. No muestran su opinión, ni valoran la situación, ni proponen soluciones, sólo nos arrastran a la angustia de la otra cara del estado del bienestar.

El realismo que transpira la fotografía, granulosa, cercana a la textura del vídeo, y las interpretaciones, absolutamente creíbles de actores no profesionales, ayudaron a los hermanos belgas -productores, guionistas y directores- a conseguir su primera Palma de Oro.

Calificación: 6/10.

4 comentarios:

javi dijo...

la frescura e inmediatez de los primeros dardenne creo que se ha ido diluyendo palma a palma (de cannes), aún así rosetta está entre mis favoritas, un personaje tan jodido y contenido, en ese momento en que por fín explota y se convierte en una cabrona.... peliculón.
un saludo

Castedo Merinero dijo...

Sus primeras películas no nos llegaron, imagino que se habrán visto en algún ciclo en las filmotecas, y yo sólo he podido ver La promesa, El niño, El hijo, y el otro día, Rosetta. Todas me han gustado.
Rosetta se va convirtiendo en una elementa de cuidado, menos mal que al final cambia.
Esperaremos la última que han realizado, prevista para marzo.
Saludos.

Ariel Luque dijo...

Que grandes directores estos hermanos. Yo he podido ver, El niño y El hijo lamentablemente. Pero han demostrado en ellas admirables dotes en el manejo cinematográfico, tanto desde lo narrativo como desde lo visual. Muy buen blog, cuándo quieras date una vuelta por el mio. Un abrazo.

Ariel.

Castedo Merinero dijo...

Ariel,
he visto tu blog y es muy chulo.
Te seguiré.
Un abrazo.