miércoles, 10 de junio de 2009

Un cartelista llamado Iván Zulueta

A Juan Ricardo Miguel Zulueta Vergarajauregui no lo pudieron inscribir como Iván porque era un nombre ruso y empezaban los años cuarenta. Su madre era aficionada a la pintura y su padre, abogado de profesión, dirigió algunos años el Festival de Cine de San Sebastián.

Estudió decoración en Madrid y pintura al óleo y dibujo figurativo en Nueva York en la época del Pop Art y el New American Cinema. De vuelta a España, se matriculó en la Escuela Oficial de Cinematografía que abandonó después de no ser aprobado su cortometraje de segundo curso.

Realizador y luego guionista y director del magazine musical Último grito (1968), oficialmente no podía dirigir una película al no tener el carné del sindicato, pero pudo cuajar más de una docena de cortos, un largometraje realmente curioso, Uno, dos, tres, al escondite inglés (1969), parodia del Festival de Eurovisión que seguía de cerca al Richard Lester de los sesenta, y una de las mejores películas del cine español, Arrebato (1979).

Su contacto con el cine no ha sido tan distante como parece. Desde finales de los sesenta ha hecho más de cuarenta carteles que van desde la obra maestra de su mentor José Luis Borau, Furtivos (1975) a todos los reestrenos de las películas más polémicas de Luis Buñuel, Viridiana (1961) o Simón del desierto (1965), pasando por las primeras películas de Manuel Gutiérrez Aragón, Camada negra (1997) o El corazón del bosque (1978), o los inicios de Pedro Almodóvar, La caída de Sodoma (1975, cortometraje) o Laberinto de pasiones (1982).

En su página web, www.ivanzulueta.com, podemos conocer más sobre la vida y obra de este artista maldito al que debemos algunas imágenes verdaderamente subyugantes.

5 comentarios:

39escalones dijo...

Personaje imprescindible de nuestro cine, injustamente olvidado u obviado.

Castedo Merinero dijo...

Últimamente se le ha visto en alguna entrevista y exposición de su obra, pero ha pasado muchos recordado únicamente cuando veíamos Arrebato.

Vicente dijo...

La única película que he visto suya ha sido Arrebato, y me dejó impresionado, además de la magistral interpretación de Will More y de Eusebio Poncela como director "arrebatado", una película hipnótica.

Alberto dijo...

Un cineasta de instinto. Un innovador adelantado a su tiempo. Una personalidad perfectamente recuperable para la creación si este país supiera valorar el verdadero talento. Ivan vive!

Castedo Merinero dijo...

Vive pero no lo dejan vivir.
Gracias por leer La recopilaci[]n, Alberto.
Saludos.