martes, 12 de mayo de 2009

Nos dejó la melancolía

Nos dejó Antonio Vega o, mejor dicho, se fue de viaje con su amada Marga.

Me pilló pequeño Chica de ayer (1980) pero luego disfruté de ella y pasó a formar parte de mis canciones indelebles. No fue su única obra maestra. En seis discos con Nacha Pop, nos regaló Una décima de segundo (1984), Lo que tú y yo sabemos (1985) o Lucha de gigantes (1987).

Viví más su carrera en solitario que comenzó con No me iré mañana (1992) y hubiera seguido probablente hasta el infinito. Era un compositor atento a las cosas sencillas del mundo cotidiano sin estridencias, con humanidad. Se dejaba llevar por ti (1992), El sitio de mi recreo (1994) o Estaciones (2002) dan fe de ello.

Escribió más de un centenar de canciones llenas de sensibilidad y melancolía. La palabra poeta no le quedaba grande.

6 comentarios:

babel dijo...

Un día gris para la música. Yo no era tan pequeña cuando "la chica de ayer"...

Saludos.

Vicente dijo...

Sabía que no le ibas a fallar a Antonio, en este pequeño homenaje a un gran músico y poeta y más grande si cabe ser humano.

WOOD dijo...

Yo también intuía que harías algo. Siempre recordaré aquella frase que me dejaste sobre "El sitio de mi recreo" en que la melancolía se abrazaba a la minimalista musica y la dicción de Antonio Vega alcanzando la perfección. Ayer se juntaron demasiados recuerdos con esta tremenda perdida. Abrazo.

Castedo Merinero dijo...

Babel,
yo tampoco, pero con diez añitos no me enteraba.
Vicente,
cómo me conoces bandido.
Wood,
me alegra que te gustara esta frase. Es que El sitio... es una de mis canciones españolas favoritas.
Abrazos.

Jean Robur dijo...

Es curioso, yo lo primero que me compré de Antonio Vega fue "Oceano de Sol", que por supuesto es muy buen álbum y creo que se equivocaron con el sigle, "Oceano de Sol" es una buena canción pero no lo es para una lista de exitos, tendrian de haber escogido "Vapor" que como sigle hubuiese sido ideal. Luego me compré el primero y lo encontre muy diferente a "Oceano...", es melacolico y un poco triste. Y por supuesto, es triste su perdida, pero yo cuando lo vi en la presentación de la vuelta de Nacha Pop ya lo vi muy desmejorado. Antonio, espero almenos verte en el cielo cuando yo vaya y pienses hacer una gira por allí arriba. Un saludo a todos!

Castedo Merinero dijo...

Seguro que lo vemos en el cielo o el infierno porque Antonio Vega no creo que pueda dejar de tocar donde lo inviten.