domingo, 25 de enero de 2009

Escépticos y optimistas

Los escépticos y los optimistas se miran siempre de reojo.

Son desconfiados de nacimiento.

Los escépticos se burlan de los demás y de sí mismos. Se aburren de creer y no echan de menos las ausencias.

Los optimistas vencen al tedio y a la fiebre. Aprenden del ayer y no lo borran. Conocen y reconocen que vendrá algo mejor y desde ya preparan la bienvenida.

Los escépticos van y vienen sin nada. Y lo que es peor, sin nadie. Abrazan el pesimismo como único consuelo. Inventan una tristeza sin lágrimas, dura como una mueca.

Los optimistas se entienden con el río y con el cielo que lleva en su corriente. Saben que allí navega la tutela más real, más respetable, y asumen el alma como agua.

Los escépticos son apenas mendigos, y el tiempo que transcurre les deja su limosna. No logran escapar del viejo laberinto y reciben mensajes que son indescifrables.

Los optimistas en cambio guardan a menudo algo de gloria, que no es siempre la de hoy ni la de antes. Hacen un nudo con las incertidumbres y llenan su bolsillo de poesía.

Mario Benedetti. Vivir adrede (2007).

6 comentarios:

Woody Jagger dijo...

Cuanta verdad. Bellísima. Abrazo, Castedo.

saltenc dijo...

Tot passejant pel bloc del Jean Robur m'he donat el gust de visitar el teu Blog i realment m'agrada, felicitats!

José Ángel dijo...

Hi ha que ser optimistessssssssss.

:)

MONTSE dijo...

ME ENCANTA ESTE HOMBRE, Y TAMBIÉN SUS CACHIVACHES: UNO GENIAL, QUE TÚ CONOCERÁS:
"SI UNO SE MIRA EN EL RÍO, YA NO SE ENCUENTRA EN EL LLORO".
TU BLOG ES GENIAL CARLOS. UN BESO

Castedo Merinero dijo...

Gracias Montse por leerme, por tu comentario y por enseñarme ese cachivache que no conocía. Me lo apunto.
Besos.

Anónimo dijo...

Que ignorante, creo que confunden gravemente el escepticismo, en fin.

Lo que hace la ignorancia

Escepticismo
SKP
275 a.c.