domingo, 21 de octubre de 2007

Antonioni: incomunicación e influencia

La influencia de un artista en nuestra rutina parece difícil, por no decir imposible, pero ¿puede una obra o un aspecto de la misma modificarla temporalmente?

Antonioni murió el 30 de julio, el mismo día que Bergman, una dramática e inédita coincidencia tratándose de dos autores de su talla. Fue crítico cinematográfico, guionista y finalmente director. Empezó con Rossellini y Carné y realizó once cortos documentales antes de debutar en el largo con Cronaca di un amore (1950). Luego nos legó casi veinte películas, algunas muy importantes: La aventura (1960), La noche (1961), El eclipse (1962) y Blow-up, deseo de una mañana de verano (1966). Expuso como nadie la incomunicación humana y la imposibilidad de aprehender la realidad de cada uno de nosotros. Diseccionó la burguesía, nos habló del desarraigo en una sociedad deshumanizada e influyó como paradigma de la modernidad en numerosos cineastas.

Confío en que la influencia del maestro en la ausencia de entradas en larecopilacion en los dos últimos meses haya servido de homenaje a sus tiempos muertos y sus espacios desconectados.

3 comentarios:

salva dijo...

Bonito artículo. Feliz regreso a la blogosfera.

Anónimo dijo...

No me vengas con milongas ni tiempos muertos, lo que pasa es que te has pegado unas vacaciones a lo jeque. Por otra parte, evidentemente, la respuesta a tu pregunta es "sí" , sin ir más lejos, la última obra de arte del Tarantino, ha influido decisivamente en mi manera de conducir....

Castedo Merinero dijo...

Mi querido comentarista anónimo no puedes saber mi estado anímico porque leas mi blog, como indiqué en mi primera entrada.
Por otra parte, si te tiene que influir un artista, me preocupa que sea Tarantino en cualquiera de sus películas.